Blog

El color es luz, y vemos en colores por la capacidad que tienen las moléculas de cualquier ser vivo u objeto de absorber los rayos de luz en un cierto grado. Por ejemplo: una margarita blanca no es blanca intrínsecamente. La vemos blanca porque la composición molecular de dicha flor absorbe todos los rayos de luz que llegan a su superficie.

Y del mismo modo, mientras más oscura percibamos una superficie, querrá decir que menos capacidad de absorción de luz tendrán las moléculas de ésta. Del color en la naturaleza y sus características se encarga la física.

El color sustancia o pigmentación es aquel que ha creado el ser humano a través de los tiempos. Por ejemplo, mezclando hierbas, minerales e incluso sangre de animales para poder pintar. El mejor ejemplo lo tenemos en nuestros antepasados y sus pinturas rupestres. De este apartado específico del color se ocupa la química.

Percibimos el color gracias a nuestros órganos ópticos, –percepción– aquí entra el estudio del color por su fisiología.

El color nos transmite sensaciones, que llegan a su vez a nuestro cerebro gracias a la percepción óptica, y es ahí en el cerebro donde se codifica. Esta parte del color la estudia la psicología.

Cada una de estas partes en donde actúa el color, bien por luz, bien por pigmentación, es profunda e interesante.

Aplicando las propiedades del color en el escaparate, tenemos varias opciones:

1- A nivel subliminal (percepción visual)

2- A nivel estético (decorativo)

Normalmente, cuando se carece de los conocimientos del primer apartado, los escaparates se tratan decorativamente y, por lo general, más por intuición que por conocimiento. Lo digo generalizando y pensando que la mayoría de las personas que trabajan o realizan un escaparate, carece de la formación teórico-artística que se requiere para realizar escaparatismo.

+ Noticias   Cine inclusivo: entrevista con Miguel Ángel Font.

Ya iremos profundizando poco a poco en algún otro artículo, pues de lo contrario, terminaría escribiendo un libro y lo que ahora pretendo no es más que daros unas directrices a tener en cuenta cuando tengáis que hacer un escaparate.

El color de fondo en escaparates

En la siguiente imagen, podéis ver un mosaico de distintos fondos de color y la influencia que estos tienen sobre el tono del producto.

El mismo vestido se percibe más morado o menos en función del tono de fondo que tiene. Los colores tienen la capacidad de absorber o reflectar luz e interfieren sobre los que tienen superpuestos. Este aspecto se debe de tener en cuenta, especialmente en el mundo de la publicidad, ya que de ello depende que el texto realce o se pierda según en qué tono de fondo se presente.

Pues bien, del mismo modo, en el escaparatismo hemos de tener en cuenta el color del producto, y a partir de ahí elegiremos el color de fondo que más lo haga realzar. Aquí es cuando viene la pregunta: ¿y si no tengo fondo? Ah, ese es un tema muy interesante a tratar.

Primero, “percibid” la influencia e importancia del fondo y ya iremos dando más respuestas y soluciones.

Espero, como siempre os digo, que os parezca interesante el artículo de hoy, otro día seguiremos hablando del color, sus propiedades y sus aplicaciones.

Escaparates, ¿con o sin fondo?

Este post hacemos una reflexión sobre la cuestión del fondo en los escaparates por medio de diversos ejemplos.

Ideas de escaparatismo: adelántate a la Navidad

Sin darnos cuenta, tenemos la Navidad a la vuelta de la esquina, y los establecimientos están en vísperas de ornamentar Read more

Arte en papel: Jennifer Collier

Jennifer Collier tiene un arte especial... Moldea la celulosa con la misma facilidad con que lo haría con un tejido Read more