Blog

En los últimos años el ciclo estacional ha cambiado, saltamos del verano al invierno, pasando fugazmente por la primavera y el otoño, que cada vez son más cortos; y lo cierto es que las estaciones seguirán existiendo y, por tanto, nuestra necesidad de sintonizar con sus matices. A nivel técnico, prepararemos nuestras casas en función de la temporada para las lluvias, el frío o el calor y puesto que estamos en un mundo en el que los cambios están presentes en nuestra vida diaria, con la decoración pasa lo mismo y puede ser lo diferente que nosotros queramos. De igual manera que variamos nuestra ropa según la estación del año, también podemos cambiar el aspecto de nuestra casa para conseguir un ambiente más acorde con la estación en que nos encontremos.

Cada estación lleva asociados estados de ánimo concretos.

Es impresionante como nuestro entorno influye en nuestros estados de ánimo (cada estación lleva asociados estados de ánimo concretos), y de manera indirecta, lo reflejamos en nuestras casas. Sin darnos cuenta, efectuamos pequeños cambios que hacen que nuestro hogar se vea distinto en función de cada época del año. Por ejemplo, en invierno, optaremos por colores más suaves y cálidos que nos dan una sensación de abrigo, mientras que en verano, optaremos por colores que transmitan la sensación de ambientes más frescos y alegres.

Tanto si te gusta la decoración, como si no te lo habías planteado nunca, veras que, si analizas tus movimientos al inicio de cada estación, siempre redecoramosEfectuamos pequeños cambios adaptando un espacio para distintas funciones, como por ejemplo quitar algún mueble pequeño y cambiándolo por otro, moverlo de sitio, o poner en nuestros asientos fundas o cojines con otras formas y colores, etc. Todos estos pequeños cambios, que cada año hacemos de forma automática y sin pensarlo, forman parte de la decoración de nuestra casa. Pero, ¿por qué no incluir tu creatividad para dar un nuevo estilo a tu hogar? Son innumerables las pequeñas cosas que si las quitamos o añadimos, nos proporcionaran una visión distinta de la casa y nos permiten transformar el ambiente cada temporada con pequeños detalles.

Ideas de decoración para tu hogar aplicadas a las diferentes estaciones.

A continuación, te indicamos algunas ideas y conceptos que puedes aplicar en las distintas estaciones, para darle un toque personal y un aspecto nuevo a tu hogar.

En épocas de frío, utilizaremos cubrecamas suaves y calientes, mientras que cuando llega el calor, los sustituiremos por edredones livianos con colores claros. También, cambiaremos las telas del sofá, y en verano pondremos otras más divertidas. Los manteles para la mesa, en invierno con colores cálidos y fuertes y en verano, con estampados más alegres. En primavera, utilizaremos más habitualmente adornos florales y siempre en colores fríos y con un mayor colorido, mientras que en invierno optaremos por flores de Pascua, azaleas, camelias, rododendros, como adornos utilizando jarrones de cristal. Es importante disponer de varios juegos de cojines para poder cambiarlos en función de la estación del año. En invierno y otoño utilizaremos rojos, naranjas, amarillos, negros, etc. que combinen con las telas y mantas. En primavera y verano, optaremos por utilizar azules, verdes, morados, blancos, con estampados, etc. También os recomendamos tener cortinas o estores reversibles, a los que poder darles la vuelta, cambiando de colores cálidos a fríos según la época. En invierno y otoño los colores cálidos, en primavera y verano los claros y brillantes.

+ Noticias   Moda Bañadores y Bikinis 2022

Como habéis podido constatar, se puede cambiar todo un espacio mediante pequeños cambios cada temporada. Ahora veremos más detenidamente las estaciones del año, y los cambios que podemos introducir en su decoración:

Primavera.

Esta estación nos trae una subida de las temperaturas y disponemos de más horas de luz diurna. Con la llegada del buen tiempo, tenemos que prepararnos para un aumento de nuestra actividad social y comenzaremos introduciendo un mayor colorido con cambios en estores, cortinas, fundas, manteles y cojines. Las flores resurgen, terrazas, campos, jardines, y balcones se llenan de plantas como petunias, geranios, rosas, clavelinas, y por tanto, podemos incluirlas como adornos en nuestras casas, combinándolas en función de nuestro estado de ánimo, variando principalmente entre colores vivos o tonos pastel, aunque nuestra recomendación seria utilizar flores artificiales que nos durarán toda la estación. Utilizando tu creatividad puedes realizar adornos para el salón, la cocina o el comedor pintando frascos de vidrio con formas de frutas o plantas. También los olores pueden formar parte de nuestra decoración, un aroma a naranja, rosas, violetas, etc. en nuestro baño o cocina pueden transportarnos y darnos la sensación de encontrarnos en un jardín. 

Verano.

El cambio de una decoración a otra, si seguimos el ejemplo de la naturaleza, no debemos realizarlo de golpe, sino realizando pequeños cambios graduales. En verano, se siente el calor y, por tanto, no queremos acentuarlo. Optaremos por decoraciones minimalistas, que nos aporten sensaciones de frescura y con elementos poco elaborados. Continuamos disponiendo de días largos y por la noche, utilizaremos iluminaciones intensas que recrean la luz diurna. Ante todo, el color por excelencia es el azul, que nos recuerda el cielo y el mar con su característico olor a sal. Los arreglos decorativos con reminiscencias marineras y nuestra ropa para el hogar (cortinas, fundas, cojines, sabanas), tendrán colores frescos como los anaranjados, el amarillo limón, blancos, los marrones o el verde lima, serán tus aliados, permitiéndote jugar con transparencias y cristal, para dar una mayor luminosidad a tus estancias.  

Otoño.

El otoño nos trae el inicio de días más cortos y fríos. Nos transmite la sensación de querer estar más tiempo en el interior del hogar, y nos hace optar por habitaciones más cálidas y con una iluminación más tenue que podemos conseguir con lámparas de pie. Puedes usar hojas artificiales para fabricar diversos adornos y utilizarlas como estampados o dibujos en tus cojines o manteles. También puedes crear adornos con forma de calabaza y pintarlos de diversos colores. La gama cromática que encontramos en la naturaleza con los colores tierra nos evoca a jugar con combinaciones de amarillos, rojos y marrones, que son los colores del otoño. Empezamos a utilizar tejidos más gruesos en cojines, estores, sabanas, cortinas, y podemos comenzar a utilizar velas como un objeto decorativo para dar más calidez al ambiente. Todos estos elementos son los principales para crear una decoración otoñal, porque no hace falta cambiar todo el mobiliario de la casa para adaptarse a las estaciones.

+ Noticias   Decoración e Interiorismo, ¿Cuál es la diferencia?

Invierno.

El invierno es la estación más triste del año, aunque también por las navidades, se convierte en la estación más familiar. Los adornos navideños, las mantas y las alfombras son un claro indicio de esta estación. Muchas horas sin luz diurna, nos obligan a disponer de una buena iluminación. El invierno nos permite jugar con el fuego y la iluminación. Podemos disponer por la habitación velas muy grandes (rojas, verdes y blancas), que al encenderlas por la noche nos faciliten una luz cálida, que, además, nos dará una sensación de mayor temperatura. También, para combatir el frio, cobran mayor protagonismo las lámparas decorativas colocadas en rincones con poca iluminación, y que nos permiten crear espacios más acogedores. Los colores cálidos como el rojo, el marrón y los dorados forman parte de la decoración de invierno. Tenemos que crear ambientes acogedores, que nos permitan fundirnos con el entorno. Utilizaremos alfombras tupidas de tejidos esponjosos y con colores suaves y cálidos (rojos, amarillos, naranjas), que nos darán una sensación de más abrigo. Pondremos telas con colores cálidos en los sofás y sillones, y añadiremos alguna manta que haga juego para tumbarse en el sofá. Para los cojines y mantas es el momento de los grises, rojos y blancos, y si quieres un toque elegante en tu salón o dormitorio prueba a colocar varios cojines superpuestos. Para los manteles de la mesa del comedor utilizaremos colores fuertes que nos produzcan una sensación de estar participando en una comida importante. Creo que poco más hay que decir de esta estación, puesto que mucha de la decoración que le damos a nuestro hogar está basada en la navidad. Los adornos blancos, rojos, verdes, dorados, azules, plateados, y en muchos otros colores forman parte de nuestra decoración navideña.

Como habéis podido comprobar, las estaciones del año nos permiten cambiar nuestra casa con pequeños detalles y aprovechar las tendencias del momento. Estos cambios en la decoración de nuestro hogar no tienen por qué ser un gasto adicional, podemos usar lo que tenemos de otras temporadas añadiéndole algún nuevo elemento que se ajuste a la moda del momento. Además, el realizar estos cambios en nuestra casa, nos ayudara a adaptarnos a las variaciones que en nuestra vida traen los nuevos periodos y nos permitirá recargarnos de energía e ilusión por sentir que estamos en un entorno nuevo más acorde a la época del año.

Tendencias en terraza. El estilo mediterráneo.

Las tendencias actuales en la decoración de terrazas está basado en un claro estilo mediterráneo. En este artículo te contamos Read more

Decoración e Interiorismo, ¿Cuál es la diferencia?

¿Decoración o Interiorismo?, ¿cuál es la diferencia?. Estas son preguntas que habitualmente nos planteamos si queremos dedicarnos al mundo del Read more

Escaparates, ¿con o sin fondo?

Este post hacemos una reflexión sobre la cuestión del fondo en los escaparates por medio de diversos ejemplos.

Vuelve la cerámica en la decoración

Este año, la cerámica está de moda y vuelve de nuevo con mucha fuerza, resultando ser un material sofisticado y Read more